Este septiembre empezamos el camino lebaniego desde San Vicente de la Barquera con muchas ganas de finalizarlo a lo largo de este año santo.

Desde el año 2006 no era año santo. Hace exactamente 11 años  que no tenemos Año Jubilar por lo que este gran evento se presenta como una oportunidad única de ver abierta la Puerta del Perdón del Cenobio del Monasterio de Santo Toribio de Liébana.

Se denomina Año Lebaniego a cada año en el que el 16 de abril, festividad de Santo Toribio, cae en domingo y es junto a Santiago, Roma, Jerusalén y Caravaca de la Cruz uno de los 5 lugares en el mundo en el que se celebra el año santo. El día 23 de abril dió comienzo este año jubilar 2017.  Esta tradición, que se viene celebrando desde la Edad Media, exactamente desde 1512, cuando no se concebía peregrinar a Santiago de Compostela sin pasar por Liébana, llega a su 73ª edición.

El motivo de la celebración de un año santo en Liébana es que es el lugar en el que se conserva el trozo más grande de la Cruz de Cristo, el Lignum Crucis.  la peculiaridad del año jubilar es que se abre la Puerta del Perdón que habitualmente se mantiene cerrada y que cuando pasas por ella durante el año jubilar te purifica los pecados.

Pero es importante saber que en todo Año Jubilar hay unas condiciones para obtener la “gracia jubilar”, o lo que se conoce como la indulgencia plenaria, el perdón de todos los pecados. Estas condiciones son las siguientes:

PRIMERO: SE PIDE REZAR:

  • El Padrenuestro (como signo de que volvemos al Padre Dios)
  • El Credo (como renovación de nuestra fe)
  • Una oración por el Papa (Padrenuestro, Salve, Avemaría)

SEGUNDO: HAY QUE CONFESARSE:

Confesión y comunión en el mismo día o en una fecha próxima (15 días antes o después de la peregrinación)

TERCERO: ASISTIR A LA “Misa del peregrino”

Misa que tiene lugar todos los días a las 12,00 horas en el Monasterio de Santo Toribio, durante todo el Año Jubilar Lebaniego.

En la iglesia del Cristo, en Santander debajo de la catedral, te hacen la credencial que luego te sellarán por los pueblos donde paséis.

Empezando en San vicente

Aunque te describen el camino en tres días, nosotros invertiremos más tiempo, por lo que la primera parte la dividimos en dos días, San Vicente-Muñorrodero y Muñorrodero-Cades.

En Estrada paramos a ver su torre medieval que han convertido en una muy interesante exposición sobre los maquis o “los que se echaron al monte”, después de la guerra civil española ya que “Bedoya”, uno de ellos, nació en este pueblo

Pasado Estrada tenemos una larga bajada hasta el final de nuestro primer día, Muñorrodero.

Al día siguiente partimos por la senda fluvial del nansa, que coincide con el camino hasta Camijanes.

Desde allí se sube al pueblo de Cabanzón, con otra bonita torre medieval que esta vez no se puede visitar ya que es particular.

Y ya solo nos queda en esta segunda jornada bajar y llegar a Cades, donde se puede visitar su ferrería.

En total 28,5 km repartidos en estos dos días y a la espera de volver y terminar los 43,5 km que nos quedan para llegar hasta Santo Toribio. ¡¡Os seguiremos contando!!

 Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¿CÓMO PUEDO PUBLICAR?

ACCESO

WEB DEL COLEGIO

REDES SOCIALES